IU presentará una moción en los Ayuntamientos para que los ciudadanos decidan sobre el CETA

IU presentará una moción en los Ayuntamientos para que los ciudadanos decidan sobre el CETA

Tras reunirse con representantes de la Plataforma contra el TTIP/CETA, Marina Albiol advierte en Jerez de las “graves consecuencias” que va a tener sobre la agricultura y la ganadería de la provincia el acuerdo de libre comercio con Canadá (CETA)

 

untitledLa europarlamentaria de Izquierda Unida, Marina Albiol, ha advertido este mediodía en Jerez de la Frontera de las “graves consecuencias” que puede traer para la agricultura y la ganadería de la provincia de Cádiz el acuerdo económico y comercial entre la Unión Europea y Canadá (CETA), aprobado la pasada semana en el Parlamento Europeo por 408 votos a favor, entre los que se encuentran los votos de los eurodiputados del Partido Popular (Grupo Conservador), los de C’s (Grupo Liberal) y los del PSOE (Social Democracia), y concretamente, el de las dos europarlamentarias socialistas andaluzas, Clara Aguilera y Soledad Cabezón.

Tras un encuenctro mantenido con colectivos contrarios al TTIP, al CETA y al TISA, al que ha asistido también el coordinador provincial de IU Cádiz, Fernando Macías, Albiol ha desgranado los efectos que tendrá el CETA “sobre nuestros derechos: laborales, medio ambiente, servicios públicos y para muchos sectores económicos”. Apuntó la europarlamentaria que “pese a que intentan vender el CETA, al igual que el TTIP o el TISA como simples acuerdos comerciales, van más allá, porque van a alterar nuestras regulaciones, nuestras normas, nuestra legislación; hablamos de tratados hechos a medida de las grandes corporaciones, de las multinacionales”.

También manifestó Albiol que IU tiene “muy claro” que el CETA va a perjudicar a muchos territorios de Europa, pero garantizó que “hay determinadas zonas que van a ser mucho más afectadas y Andalucía va a ser una de ellas, por el peso que aquí tiene la agricultura y la ganadería, sectores especialmente penalizados por la entrada en vigor del CETA”. La eurodiputada señaló que se habla de “intentar competir con un modelo totalmente diferente al nuestro, ya que en EEUU y Canadá el modelo es el de la agroindustria, donde grandes multinacionales controlan todo el proceso, desde la producción a la comercialización; una agricultura extensiva en la que utilizan pesticidas aquí prohibidos, promotores del crecimiento vegetal y animal aquí prohibidos también y con el que es imposible competir”. Destacó que la propia CE reconoce que un informe sobre los efectos del CETA deja claro que va a haber un incremento de importaciones agrícolas pero que las exportaciones van a ser muy modestas y por tanto supondrá “una caída de precios, y esto lo reconoce la propia CE”. Advirtió Albiol que “en una provincia como la de Cádiz, “a segunda más ganadera de toda España, tiene una importancia mayúscula”.

Otra cuestión que preocupa especialmente a IU del CETA, y a la que hizo alusión Albiol, es el futuro de las denominaciones de origen, ya que temen que “puedan salir muy perjudicadas. Concretamente, indicó que “el CETA sólo protege 145 denominaciones de toda Europea y entre las que hay 26 españolas, los 15 aceites de oliva, azafrán de la Mancha, quesos manchegos y de Mahón, turrones de Alicante y de Jijona, embutidos de Guijuelo, jamones de Huelva y Teruel, salchichón y longaniza de Vic, hasta ahí”, por lo que se pregunta “qué va a pasar con todas las denominaciones que no están en este listado”.

Y junto a esto, el medio ambiente o los servicios públicos, puesto que el CETA “impide la remunicipalización de los servicios públicos, porque se trata de un tratado de libre comercio, en el que un ayuntamiento que haya remunicipalizado el servicio del agua podría encontrarse con una demanda de una empresa que entiende que ya no puede acceder a ese mercado”.

Habló Albiol de los dos grandes mecanismos por los que se articulará el CETA, como son la cooperación reguladora y los tribunales de arbitraje, “que es poner en bandeja a las multinacionales toda nuestra legislación”. De esta manera, explicó que la cooperación reguladora es “un intento de armonizar normativas a ambos lados del Atlántico, lo que significa que nuestros estándares sobre medio ambiente, salud pública, productos químicos, se irán rebajando, porque en Europa tenemos estándares más altos que en Canadá o EEUU, o prácticas como el fracking aquí prohibidas”. La otra pata del CETA es la de los tribunales de arbitraje, “donde las multinacionales van a poder pedir indemnizaciones millonarias por leyes o decretos de ayuntamientos que ellos consideren que les perjudican en sus beneficios: una forma de impedir que se hagan determinadas políticas de izquierda que sirven para parar los pies a a las empresas”.

“Por todo esto votamos en contra en el Parlamento Europeo, y porque se ha estado negociando de espaldas a la ciudadanía, con una falta de transparencia total y también porque es mixto, que tiene que pasar por los parlamentos estatales, pero la CE ha decidido que lo va a empezar a aplicar ya antes de pasar por los 28 estados”. Llegados a este momento, “se van a redoblar esfuerzos en IU, vamos a exigir un referéndum para que se vote sí o no, se van a presentar mociones en todos los ayuntamientos y vamos a estar en la calle, con las movilizaciones”.

El coordinador provincial de IU Cádiz, Fernando Macías, mostró la preocupación de IU por el sector vitivinícola de la comarca de Jerez y por el sector ganadero y agrícola de la provincia de Cádiz ante la apertura a “un libre comercio que no va a tener control por parte de los estados y donde nuestra soberanía como estado está en juego”. Esta situación, según indicó Macías, “nos aterra en esta provincia nuestra a la cabeza del paro en Europa”.

La moción que se presentará en todos los ayuntamientos de Andalucía dice “basta” y requiere información sobre cómo va a afectar al empleo. “Pedimos transparencia y un referéndum para que el pueblo español decida si se suma o no; nosotros estamos en contra del CETA y decimos que la producción debe estar ligada al territorio, porque deja la riqueza en la zona. Macías anunció que IU se va a sentar en la provincia de Cádiz con los sectores afectados, “se hará una campaña desde los productores básicos a campaña comarcales explicando lo que puede suponer este tratado”.